¿Qué es política económica expansiva?

Cómo hace la política monetaria para reducir el desempleo

El actual proceso de globalización ha afectado a la forma en que se lleva a cabo la política monetaria, especialmente en el caso de las pequeñas economías abiertas, en las que la evolución económica se ve muy afectada por los acontecimientos en el extranjero. Por lo tanto, el objetivo de este trabajo es investigar los efectos de la política monetaria no convencional en dos economías muy abiertas – Eslovaquia y la República Checa en la era posterior a la crisis – las dos economías muy abiertas bastante similares. Evaluamos los efectos de sus políticas monetarias estimando su impacto en el sector bancario de ambos países. Empleamos dos estimadores de cointegración -DOLS y FMOLS- para poder evaluar la dinámica de la relación entre la evolución de las principales partidas del balance de los respectivos bancos centrales y el préstamo bancario agregado a diversos sectores de la economía. Encontramos pruebas de que las políticas no convencionales de ambos bancos centrales aumentaron los préstamos bancarios, siendo el efecto más fuerte en Eslovaquia y en el caso de las políticas QE. En ambos países, el efecto fue más pronunciado en el caso de los préstamos bancarios al sector de los hogares, concretamente en los préstamos relacionados con la vivienda. Por último, no encontramos pruebas de que la creciente apertura de estas dos economías, ya muy abiertas, haya afectado a la transmisión de las políticas monetarias al sector bancario.

Lee más  ¿Cuáles son las formas puras e impuras de gobierno según Aristóteles?

Desventajas de la política monetaria expansiva

La política monetaria es la política adoptada por la autoridad monetaria de una nación para controlar el tipo de interés que se paga por los préstamos a muy corto plazo (préstamos de los bancos entre sí para satisfacer sus necesidades a corto plazo) o la oferta monetaria, a menudo como un intento de reducir la inflación o el tipo de interés, para garantizar la estabilidad de los precios y la confianza general en el valor y la estabilidad de la moneda de la nación[1][2][3].

La política monetaria es una modificación de la oferta de dinero, es decir, “imprimir” más dinero, o disminuir la oferta de dinero cambiando los tipos de interés o eliminando el exceso de reservas. Esto contrasta con la política fiscal, que se basa en los impuestos, el gasto público y el endeudamiento público[4] como métodos para que un gobierno gestione los fenómenos del ciclo económico, como las recesiones.

Otros objetivos de la política monetaria suelen ser contribuir a la estabilidad del producto interior bruto, lograr y mantener un bajo nivel de desempleo y mantener tipos de cambio predecibles con otras monedas.

La política expansiva se produce cuando una autoridad monetaria utiliza sus procedimientos para estimular la economía. Una política expansiva mantiene los tipos de interés a corto plazo a un ritmo inferior al habitual o aumenta la oferta total de dinero en la economía más rápidamente de lo habitual. Tradicionalmente se utiliza para intentar reducir el desempleo durante una recesión, disminuyendo los tipos de interés con la esperanza de que un crédito menos caro atraiga a las empresas a pedir más dinero prestado y, por tanto, a expandirse. Esto aumentaría la demanda agregada (la demanda global de todos los bienes y servicios de una economía), lo que incrementaría el crecimiento a corto plazo medido por el aumento del producto interior bruto (PIB). La política monetaria expansiva, al aumentar la cantidad de moneda en circulación, suele disminuir el valor de la moneda en relación con otras monedas (el tipo de cambio), en cuyo caso los compradores extranjeros podrán comprar más con su moneda en el país con la moneda devaluada[5].

Lee más  ¿Cómo se paga en Pull and Bear?

Política monetaria flexible

Definición: La política monetaria expansiva busca aumentar el crecimiento económico mediante el incremento de la oferta monetaria en el mercado. Normalmente, el gobierno interviene con una política monetaria expansiva durante una recesión.

El aumento de la oferta monetaria incrementa la liquidez del mercado, provocando así una mayor inflación. Para controlar la liquidez, el gobierno aumenta la demanda de valores, provocando un descenso de los tipos de interés. La bajada de los tipos de interés estimula el endeudamiento y el gasto de los consumidores, ya que éstos pagan hipotecas más bajas y tienen una mayor renta disponible. Así, la demanda agregada aumenta.

Además, una política monetaria expansiva puede perseguir la flexibilización cuantitativa, una política que aumenta la oferta de dinero y reduce los tipos de interés a largo plazo al permitir al Banco Central comprar activos de los bancos comerciales. El principal resultado de una flexibilización cuantitativa es que impulsa el abaratamiento de los préstamos para los bancos al reducir los rendimientos de los bonos. A su vez, los bancos pueden prestar a los consumidores y a las empresas a tipos de interés más bajos.

Bajar los tipos de interés para estimular la economía se llama

Entre diciembre de 2007 y junio de 2009, Estados Unidos experimentó la recesión más grave de la posguerra. El descenso de más del 4 por ciento del producto interior bruto (PIB) sólo se invirtió más de tres años después del comienzo de la recesión. Durante la peor parte de la Gran Recesión, prácticamente todos los segmentos de la economía estadounidense se vieron afectados negativamente. Las pérdidas de empleo fueron graves, pero también se distribuyeron de forma desigual: los hombres, los jóvenes y las personas con menos formación sufrieron de forma desproporcionada las consecuencias de la recesión.