¿Qué es el liberalismo y cuando surge?

El liberalismo clásico

Guillermo Enrique de Orange en la Revolución Gloriosa, Thomas Jefferson en la Revolución Americana y Lafayette en la Revolución Francesa utilizaron la filosofía liberal para justificar el derrocamiento armado de lo que consideraban un gobierno tiránico. El liberalismo comenzó a extenderse rápidamente, sobre todo después de la Revolución Francesa. En el siglo XIX se establecieron gobiernos liberales en naciones de toda Europa, América del Sur y América del Norte[2]. En este periodo, el oponente ideológico dominante del liberalismo clásico fue el conservadurismo, pero el liberalismo sobrevivió más tarde a importantes desafíos ideológicos de nuevos oponentes, como el fascismo y el comunismo. El gobierno liberal solía adoptar las creencias económicas defendidas por Adam Smith, John Stuart Mill y otros, que enfatizaban ampliamente la importancia de los mercados libres y el gobierno del laissez-faire, con un mínimo de interferencia en el comercio.

Durante el siglo XIX y principios del XX en el Imperio Otomano y Oriente Medio, el liberalismo influyó en períodos de reforma como el Tanzimat y el Nahda y en el auge del laicismo, el constitucionalismo y el nacionalismo. Estos cambios, junto con otros factores, contribuyeron a crear una sensación de crisis en el seno del islam que continúa hasta hoy, lo que condujo al revivalismo islámico. Durante el siglo XX, las ideas liberales se extendieron aún más al encontrarse las democracias liberales en el bando ganador de las dos guerras mundiales. En Europa y América del Norte, el establecimiento del liberalismo social (a menudo llamado simplemente “liberalismo” en Estados Unidos) se convirtió en un componente clave de la expansión del Estado del bienestar[3] Hoy en día, los partidos liberales siguen ejerciendo el poder, el control y la influencia en todo el mundo, pero todavía tiene que superar retos en América Latina, África y Asia. Las olas posteriores del pensamiento y la lucha liberales modernos estuvieron fuertemente influenciadas por la necesidad de ampliar los derechos civiles[4] Los liberales han abogado por la igualdad de género, la igualdad matrimonial y la igualdad racial, y un movimiento social global por los derechos civiles en el siglo XX logró varios objetivos hacia esas metas.

Lee más  ¿Cómo es vivir en Vigo?

Liberalismo relaciones internacionales

El liberalismo es un rasgo definitorio de la democracia moderna, ilustrado por la prevalencia del término “democracia liberal” como forma de describir a los países con elecciones libres y justas, estado de derecho y libertades civiles protegidas. Sin embargo, el liberalismo -cuando se discute en el ámbito de la teoría de las relaciones internacionales- ha evolucionado hasta convertirse en una entidad propia y diferenciada. El liberalismo contiene una serie de conceptos y argumentos sobre cómo las instituciones, los comportamientos y las conexiones económicas contienen y mitigan el poder violento de los Estados. En comparación con el realismo, añade más factores a nuestro campo de visión, especialmente la consideración de los ciudadanos y las organizaciones internacionales. En particular, el liberalismo ha sido el rival tradicional del realismo en la teoría de las RRII, ya que ofrece una visión del mundo más optimista, basada en una lectura de la historia diferente a la que se encuentra en los estudios realistas.

El liberalismo se basa en el argumento moral de que garantizar el derecho del individuo a la vida, la libertad y la propiedad es el objetivo más elevado del gobierno. En consecuencia, los liberales hacen hincapié en el bienestar del individuo como elemento fundamental de un sistema político justo. Un sistema político caracterizado por un poder sin control, como una monarquía o una dictadura, no puede proteger la vida y la libertad de sus ciudadanos. Por lo tanto, la principal preocupación del liberalismo es construir instituciones que protejan la libertad individual limitando y controlando el poder político. Aunque se trata de cuestiones de política interior, el ámbito de las relaciones internacionales también es importante para los liberales porque las actividades de un Estado en el extranjero pueden tener una fuerte influencia en la libertad en el país. A los liberales les preocupan especialmente las políticas exteriores militaristas. La principal preocupación es que la guerra requiere que los Estados acumulen poder militar. Este poder puede utilizarse para luchar contra Estados extranjeros, pero también para oprimir a sus propios ciudadanos. Por esta razón, los sistemas políticos arraigados en el liberalismo suelen limitar el poder militar por medios tales como garantizar el control civil sobre el ejército.

Lee más  ¿Cuánto tiempo hay que avisar para cancelar un seguro?

Neoliberalismo

El liberalismo es una filosofía política y moral basada en la libertad, el consentimiento de los gobernados y la igualdad ante la ley[1][2][3] Los liberales abrazan una amplia gama de puntos de vista en función de su comprensión de estos principios, pero generalmente apoyan los derechos individuales (incluidos los derechos civiles y los derechos humanos), la democracia, el laicismo, la libertad de expresión, la libertad de prensa, la libertad de religión y la economía de mercado[11] El amarillo es el color político más comúnmente asociado al liberalismo[12][13][14].

El liberalismo se convirtió en un movimiento distinto en el Siglo de las Luces, ganando popularidad entre los filósofos y economistas occidentales. El liberalismo pretendía sustituir las normas del privilegio hereditario, la religión del Estado, la monarquía absoluta, el derecho divino de los reyes y el conservadurismo tradicional por la democracia representativa y el Estado de Derecho. Los liberales también acabaron con las políticas mercantilistas, los monopolios reales y otras barreras al comercio, promoviendo en su lugar el libre comercio y la mercantilización[15] El filósofo John Locke suele ser reconocido como el fundador del liberalismo como una tradición distinta, basada en el contrato social, argumentando que cada hombre tiene un derecho natural a la vida, la libertad y la propiedad y que los gobiernos no deben violar estos derechos[16] Mientras que la tradición liberal británica ha hecho hincapié en la expansión de la democracia, el liberalismo francés ha hecho hincapié en el rechazo del autoritarismo y está vinculado a la construcción de la nación[17].

Historia del liberalismo

El filósofo inglés John Locke (1632-1704) ocupa un lugar de honor entre los pensadores del liberalismo. Locke fue el primero en argumentar que los individuos tienen derechos innatos de vida, libertad y propiedad. Estos derechos son anteriores al gobierno. Los gobiernos sólo surgen gracias al acuerdo de los individuos autónomos de que sus derechos están mejor protegidos mediante una asociación conjunta. Si este contrato se rompe, el pueblo tiene derecho a rebelarse. Las ideas de Locke justificaron la Revolución Gloriosa de Inglaterra de 1688 y animaron a los revolucionarios estadounidenses de 1776.

Lee más  ¿Cómo están divididos los departamentos en Colombia?

A principios del siglo XIX el liberalismo estaba en marcha. En 1810 y durante muchos años después, “liberal” era una palabra muy positiva: en Emma, por ejemplo, la novelista Jane Austen escribe que “los Coles se habían establecido en Highbury y eran una buena clase de gente, amable, liberal y sin pretensiones”. La primera connotación política de “liberal” apareció en España. En 1812, los liberales, un movimiento de la clase media con la oposición de los nobles y el clero, lograron dar a la nación española un breve respiro del absolutismo al conseguir la aceptación de una Constitución. El nombre se politizó en Gran Bretaña y Norteamérica en la década de 1820, cuando los tories británicos lo utilizaron como término de abuso para burlarse de los whigs más progresistas.