¿Por qué se casaron los Reyes Catolicos?

Capilla Real de Granada

El primer ministro británico, David Cameron, aprobó una ley que permite al monarca británico casarse con una católica. Esto ha sido ampliamente elogiado como una medida para modernizar la institución de la monarquía y acabar con una política discriminatoria anacrónica.En realidad, la política es absurda.

Pero, ¿no es el merecido premio a siglos de discriminación anticatólica en el Reino Unido?  Ese legado de discriminación británica es real. Hasta el siglo XIX, si querías entrar en la administración pública británica, tenías que jurar que la Eucaristía era un símbolo, y no la verdadera Sangre y Cuerpo de Cristo. Pero eso ya se ha acabado en gran medida. Así que no hay que preocuparse tanto por ello. ¿Puede el monarca ser católico? ¿Por qué no? No, el monarca no puede ser católico. Y la razón es obvia: el Rey o la Reina del Reino Unido es también el jefe de la Iglesia de Inglaterra. No se puede ser cabeza de una iglesia y pertenecer a otra. No es discriminación. Ni siquiera es sentido común. Es lógica básica.

Ok, tal vez, pero ¿no puede un anglicano enamorarse de un católico? ¿O un católico de un anglicano? ¿Qué hay de malo en eso? No hay nada de malo en eso. Pero hay un problema si el anglicano en cuestión es el monarca de la Iglesia de Inglaterra, y aquí está: cuando se casan, los católicos juran educar a sus hijos en la fe católica. Es lo que hicimos mi esposa y yo. Puede estar bien que el jefe de la Iglesia de Inglaterra esté casado con alguien que no sea anglicano. Pero sería absurdo que estuviera casado con alguien que ha jurado criar al PRÓXIMO jefe de la Iglesia de Inglaterra como católico.  QED.B- b- pero ¿qué pasa si un monarca anglicano y un católico se enamoran desesperadamente? ¿Qué pasa entonces, bastardo sin corazón?

Lee más  ¿Quién gobernaba antes en Cataluña?

Isabel de Castilla

La mañana del 19 de octubre de 1469 tuvo lugar en Valladolid (Castilla) el matrimonio entre Isabel y Fernando, herederos respectivamente de los tronos de Castilla y Aragón, que tendría consecuencias trascendentales.    Los augurios no fueron favorables:

Sin embargo, Isabel sucedió en el trono de Castilla en 1474 y Fernando en el de Aragón en 1479. Juntos, Fernando e Isabel sentaron las bases del Siglo de Oro de España, un periodo en el que se convirtió en el mayor imperio que el mundo había visto.

– Aunque ambos monarcas colaboraron estrechamente en la gestión del país, los intereses de la Corona de Aragón quedaron subordinados a los de Castilla. De hecho, de los 37 años que gobernó Fernando, pasó menos de 4 en Cataluña, aún menos en Aragón y 6 meses en Valencia.

**La perspicacia política de Fernando, su tortuosidad y su fuerza de carácter fueron generosamente elogiadas en el Príncipe de Maquiavelo (1513). La personalidad dominante de Isabel se presenta con frecuencia como responsable de la creación del moderno papel omnipotente de la reina en el ajedrez.

Corona de Castilla

Los Reyes Católicos[a][b] fueron la reina Isabel I de Castilla[1] y el rey Fernando II de Aragón, cuyo matrimonio y gobierno conjunto marcó la unificación de facto de España[2] Ambos pertenecían a la Casa de Trastámara y eran primos segundos, pues ambos descendían de Juan I de Castilla; para eliminar el obstáculo que esta consanguinidad hubiera supuesto para su matrimonio según el derecho canónico, recibieron una dispensa papal de Sixto IV. Se casaron el 19 de octubre de 1469 en la ciudad de Valladolid; Isabel tenía dieciocho años y Fernando un año menos. La mayoría de los estudiosos aceptan que la unificación de España se remonta esencialmente al matrimonio de Fernando e Isabel.

Lee más  ¿Qué es la política para Platón y Aristóteles?

España se formó como una unión dinástica de dos coronas y no como un estado unitario, ya que Castilla y Aragón permanecieron como reinos separados hasta los decretos de Nueva Planta de 1707-1716. La corte de Fernando e Isabel estaba en constante movimiento, con el fin de reforzar el apoyo local a la corona por parte de los señores feudales locales. El título de “Reyes Católicos” fue otorgado oficialmente a Fernando e Isabel por el Papa Alejandro VI en 1494,[3] en reconocimiento a su defensa de la fe católica en sus reinos.

Isabel de Aragón

España se consideró unida bajo el dominio católico tras la conquista de Granada, gobernada por los musulmanes, por parte de Fernando en 1492. Los reinos de España seguían siendo distintos, pero estaban unidos bajo la hegemonía católica.

Fernando e Isabel eran conocidos por querer establecer un fuerte dominio católico en España. Lo hicieron a través de la conquista de Granada y de la Inquisición española, que desarraigó de la sociedad a los sospechosos de herejía. El apoyo de Isabel y Fernando a la exploración también demostró su deseo de que España tuviera una posición más fuerte en el mundo.

Reconquista es la palabra española para “reconquista” y se refiere a las batallas de los cristianos en el norte de España contra los musulmanes que controlaban los otros territorios. Se denominó reconquista porque los cristianos creían que estaban reconquistando sus antiguos territorios del dominio musulmán.

Isabel fue una fuerte líder femenina en una época en la que la monarquía estaba ampliamente dominada por los hombres. Desafió las normas de género, estableciendo su autoridad y ejerciendo el poder sobre Fernando, que acudía a ella para tomar decisiones. Representó un nuevo tipo de reina y a menudo se la compara con la reina Isabel I de Inglaterra, el otro gran ejemplo de soberanía femenina en la Europa moderna temprana.