¿Cuáles son las principales características del pensamiento liberal?

Liberalismo ideológico

Los estadounidenses están muy divididos políticamente, y cuando se trata de cuestiones raciales, de inmigración, de seguridad nacional, de salud pública y de protección del medio ambiente, discrepan como nunca antes sobre la forma en que el gobierno debe manejar las cosas. Los conservadores son más propensos a decir que las regulaciones medioambientales están costando demasiados puestos de trabajo a Estados Unidos. Los liberales parecen ahora menos convencidos de que la paz puede lograrse mediante la fuerza militar que hace décadas.  El Pew Research Center informa de que las divisiones políticas del país superan ahora con creces “las divisiones por líneas demográficas básicas, como la edad, la educación, el género y la raza”. La proporción de estadounidenses que se sitúan en el centro del espectro político también es menor.

Los bots, los expertos y los grupos de odio se han aprovechado de estas diferencias cada vez mayores en las redes sociales, en un intento de separar aún más las opiniones de los estadounidenses.  Pero, ¿qué hay en el cerebro de los votantes conservadores y liberales que realmente impulsa sus sistemas de creencias? Los científicos han investigado las diferencias psicológicas entre personas con posturas diferentes, y hay algunas formas clave en las que las personas de extremos opuestos del espectro político ven el mundo. Esto es lo que muestran los datos:

Conservadurismo

Este artículo analiza el liberalismo como ideología política mundial, sus raíces y desarrollo, y algunas de sus muchas variantes actuales, incluyendo las tradiciones americana, europea, clásica y moderna. Para la ideología comúnmente denominada liberalismo en los distintos países de habla inglesa, véase Liberalismo americano, Liberalismo en el Reino Unido, Liberalismo en Canadá, Liberalismo en Australia y varias entradas listadas en Liberalismo en el mundo. Para varias escuelas y tendencias dentro del liberalismo, véanse los artículos del cuadro de navegación. Para otros usos, véase Liberal (desambiguación).

Lee más  ¿Cuál es la zona más cara de Vigo?

Dentro del marco anterior, existen profundos, y a menudo amargos, conflictos y controversias entre los liberales. A partir de esas controversias, del liberalismo clásico, surgen varias tendencias diferentes dentro del liberalismo. Como en muchos debates, los bandos opuestos utilizan palabras diferentes para las mismas creencias, y a veces utilizan palabras idénticas para creencias diferentes. A efectos de este artículo, utilizaremos “liberalismo político” para el apoyo a la democracia (liberal) (ya sea en una república o en una monarquía constitucional), frente a la monarquía absoluta o la dictadura; “liberalismo cultural” para el apoyo a la libertad individual frente a las leyes que limitan la libertad por motivos patrióticos o religiosos; “liberalismo económico” para el apoyo a la propiedad privada, frente a la regulación gubernamental; y “liberalismo social” para el apoyo a la igualdad, frente a la desigualdad de oportunidades. Por “liberalismo moderno” nos referimos a la mezcla de estas formas de liberalismo que se encuentra en la mayoría de los países del Primer Mundo hoy en día, más que a cualquiera de las formas puras enumeradas anteriormente:

Neoliberalismo

El liberalismo es una filosofía política y moral basada en la libertad, el consentimiento de los gobernados y la igualdad ante la ley[1][2][3] Los liberales abrazan una amplia gama de puntos de vista en función de su comprensión de estos principios, pero generalmente apoyan los derechos individuales (incluidos los derechos civiles y los derechos humanos), la democracia, el laicismo, la libertad de expresión, la libertad de prensa, la libertad de religión y la economía de mercado[11] El amarillo es el color político más comúnmente asociado al liberalismo[12][13][14].

El liberalismo se convirtió en un movimiento distinto en el Siglo de las Luces, ganando popularidad entre los filósofos y economistas occidentales. El liberalismo pretendía sustituir las normas del privilegio hereditario, la religión del Estado, la monarquía absoluta, el derecho divino de los reyes y el conservadurismo tradicional por la democracia representativa y el Estado de Derecho. Los liberales también acabaron con las políticas mercantilistas, los monopolios reales y otras barreras al comercio, promoviendo en su lugar el libre comercio y la mercantilización[15]. Se suele atribuir al filósofo John Locke la fundación del liberalismo como una tradición distinta, basada en el contrato social, argumentando que cada hombre tiene un derecho natural a la vida, la libertad y la propiedad y que los gobiernos no deben violar estos derechos[16]. Mientras que la tradición liberal británica ha hecho hincapié en la expansión de la democracia, el liberalismo francés ha hecho hincapié en el rechazo del autoritarismo y está vinculado a la construcción de la nación[17].

Lee más  ¿Cuáles son los tipos de envío?

El liberalismo so-rumpe

En 1968 se celebró un debate entre el pensador conservador William F. Buckley, Jr. y el escritor liberal Gore Vidal. Se esperaba que estos dos miembros de élites intelectuales opuestas mostraran a los estadounidenses que vivían tiempos tumultuosos que los desacuerdos políticos podían ser civilizados. Esa idea no duró mucho. En su lugar, Buckley y Vidal cayeron rápidamente en los insultos. Después, se demandaron mutuamente por difamación.

La historia del debate de 1968 abre un libro bien considerado de 2013 titulado Predisposed, que introdujo al público en general en el campo de la neurociencia política. Los autores, un trío de politólogos de la Universidad de Nebraska-Lincoln y de la Universidad de Rice, sostenían que si las diferencias entre liberales y conservadores parecen profundas e incluso insalvables, es porque tienen su origen en características de personalidad y predisposiciones biológicas.

En general, según la investigación, los conservadores desean más la seguridad, la previsibilidad y la autoridad que los liberales, y éstos se sienten más cómodos con la novedad, los matices y la complejidad. Si se pusiera a Buckley y a Vidal en una máquina de resonancia magnética y se les presentaran imágenes idénticas, probablemente se verían diferencias en sus cerebros, especialmente en las áreas que procesan la información social y emocional. El volumen de materia gris, o cuerpos celulares neuronales, que componen el córtex cingulado anterior, un área que ayuda a detectar errores y resolver conflictos, tiende a ser mayor en los liberales. Y la amígdala, importante para regular las emociones y evaluar las amenazas, es mayor en los conservadores.