¿Cómo se creó BlaBlaCar?

Ingresos de Blablacar

BlaBlaCar fue fundada en 2006 por Frédéric Mazzella (“Mazzella”), Nicolas Brusson (“Brusson”) y Francis Nappez (“Nappez”). El concepto del servicio de transporte compartido de la empresa se remonta a la época en que Mazzella estudiaba en la Universidad de Stanford. La historia más difundida es que en 2003 Mazzella intentaba volver a casa por Navidad. No tenía coche propio y todos los trenes estaban llenos. Se dio cuenta de que mucha gente volvía a casa con asientos libres en sus coches, y se le ocurrió que debería haber un sistema por el que pudiera encontrar a un conductor que fuera en su dirección y ofrecerle compartir los gastos de gasolina a cambio del uso de un asiento vacío.

Mazzella imaginó una plataforma en línea que hiciera los viajes de larga distancia asequibles, sociales y eficientes, y decidió que un mercado entre iguales sería el que mejor serviría a su propósito. Mazzella codificó él mismo la primera versión del sitio web, y más tarde incorporó al ingeniero Nappez para que le ayudara a desarrollar una plataforma y al estudiante de MBA Brusson para que le ayudara a financiar y ampliar el negocio. En 2008, los fundadores lanzaron una versión actualizada del sitio web original, con características adicionales que incluían aplicaciones para iOS y Android. En 2010, la empresa contaba con más de 600.000 miembros y recibía más de 10 millones de visitas al mes.

Blablacar it

Mucho antes de que existieran Uber y Lyft, BlaBlaCar era la empresa tecnológica original que conectaba a conductores y pasajeros. Esta empresa con sede en Francia está considerada como uno de los mayores unicornios tecnológicos del mundo.

Lee más  ¿Qué es la política ambiental?

A diferencia de otras aplicaciones de transporte, BlaBlaCar se centra en el aspecto de la economía colaborativa comercializando su tecnología como un servicio de coche compartido. Básicamente, la aplicación pone en contacto a conductores y pasajeros que van en la misma dirección. Aunque esto es un poco diferente de otros servicios de transporte compartido, ha tomado el mundo por sorpresa. BlaBlaCar opera en muchos países de Europa y de todo el mundo.

La empresa fue fundada por Frédéric Mazzella, Francis Nappez y Nicolas Brusson. Al principio, los fundadores se apoyaron en su familia y amigos para financiar la empresa. A medida que BlaBlaCar crecía, la financiación procedía de otras empresas privadas. En 2015, BlaBlaCar recaudó 200 millones de dólares de Insight Venture Partners, una empresa de capital privado de Estados Unidos.

Aunque BlaBlaCar es conocida por operar con coches compartidos entre ciudades, la empresa también está tanteando el terreno en el mercado para aquellas personas que quieren desplazarse dentro de una ciudad. La nueva aplicación, llamada BlaBlaLines, está todavía en fase de pruebas. Si las pruebas van bien, la empresa podrá ampliar su alcance global.

Autobús Blablacar

Bla Bla Car opera un modelo de negocio de búsqueda de pareja a través de su página web: pone en contacto a conductores y pasajeros que están dispuestos a viajar juntos entre ciudades, al tiempo que ofrece la oportunidad de interactuar directamente entre ellos.

Los pasajeros-clientes completan los pagos financieros a los conductores tras el contacto inicial. Bla Bla Car obtiene el valor de emparejar a los dos grupos: no proporciona otros componentes clave de la transacción, como el vehículo o las instalaciones del punto de encuentro.

Lee más  ¿Qué es la politica y la sociedad?

Este servicio francés de transporte compartido fue fundado en 2006 por Frédéric Mazzella. Motivado por la ausencia de una red de transporte entre pares, aspiraba a emparejar a los automovilistas con los pasajeros que necesitaran un viaje entre ciudades. “La idea era organizar todas las plazas disponibles en los coches igual que organizamos todas las plazas disponibles en los aviones y los trenes, con un verdadero motor de búsqueda, y esto no existía”. [2] Desde entonces se ha convertido en una red de transporte global impulsada por las personas, con 10 millones de usuarios registrados en 13 países, y 2 millones de personas utilizan el servicio cada mes. [3]

Contacto con Blablacar

Todo empezó como una simple idea: El empresario Frédéric Mazzella quería visitar la casa de sus padres en la campiña francesa en 2003, pero no podía comprar un billete de avión o de tren. Decidió ir en coche con su hermana y se dio cuenta de que la mayoría de la gente iba sola. ¿Podría haber una forma de conectar todos esos asientos vacíos con personas que, como él, necesitaban un viaje?

Hay puntos de salida regulares en toda Europa, todos ellos impulsados por una red de pares con un sistema de pago que pretende reembolsar los gastos, no crear beneficios. La empresa anima a la gente a conectarse para ir en coche a festivales de música, partidos de fútbol y otros eventos. Además de los beneficios medioambientales de tener menos coches en las carreteras, el modelo de BlaBlaCar permite a la gente fomentar las conexiones.

“Me encanta la sensación de comunidad única que se crea cada vez que comparto un viaje. Durante esas dos o tres horas participo en una conversación y aprendo cosas de otras personas que nunca habría conocido de otra manera, y ellos también me han dicho lo mismo”, explica a la empresa Kevin, usuario de BlaBlaCar. BlaBlaCar es, sin duda, una de las plataformas de economía colaborativa de mayor éxito en el mundo. He aquí cómo la crearon Mazzella y sus cofundadores.