Ring es una empresa de Amazon que se dedica a vender cámaras de seguridad conectadas a una centralita que ahora está conectada con la policía. Al principio todo parece muy seguro pero hay algunos inconvenientes respecto a la privacidad.

Todo esto parece muy bonito, te ofrecen seguridad y encima ahora está cooperando que la policía por lo que tendría mucha mas efectividad como alarma, pero no nos podemos olvidar de la privacidad, pues son mas de 400 departamentos de policía los que tienen acceso a estos datos.

Estos sistema de vigilancia y cámaras conectados a la policía podrían activarse cuando a ellos les plazca, y esto incluye «divulgar información importante sobre crímenes y actos de seguridad en sus vecindarios» y «pedir ayuda en investigaciones activas emitiendo solicitudes de grabaciones de video».

Es cierto que los timbres con cámaras de seguridad que vende Ring permiten a los vecinos compartir imágenes con la policía, pero en algunos casos los agentes habrían exigido esas grabaciones sin importar la opinión del propietario de la vivienda y del dispositivo.

Por el momento, esta red de colaboración entre Amazon y la policía sólo se está dando en Estados Unidos, donde muchos de los ciudadanos ven como algo positivo en principio este servicio sin percatarse de los riesgos contra la privacidad, así como la infracción de las leyes de competencia desleal y el uso indebido de fondos públicos que se están realizando.