¿Qué es confidencialidad y un ejemplo?

Ejemplos de confidencialidad en el trabajo

Mientras que la confidencialidad es un deber ético, la privacidad es un derecho arraigado en el derecho común. Entender la diferencia entre confidencialidad y privacidad puede ahorrarle mucha confusión a la hora de firmar contratos, establecer una relación cliente-abogado y, en general, conocer sus derechos en una situación determinada.

Cuando decimos que la información es confidencial, y por lo tanto, confidencial, tenemos la expectativa de que se compartirá sólo después de que se proporcione la autorización, y entonces sólo con las personas autorizadas. La mayoría de los acuerdos de confidencialidad, ya sean escritos o implícitos (como el privilegio abogado-cliente, por ejemplo), tienen una vigencia indefinida.

La relación médico-paciente establece un contrato implícito de confidencialidad, ya que el médico está en condiciones de ayudarle a usted recogiendo y analizando información que de otro modo sería privada. Si el médico pide a un farmacéutico que le haga una receta de un medicamento conocido para tratar una forma grave de cáncer, por ejemplo, no sería una violación de la confidencialidad. Pero si el médico le dijera a su jefe que usted tiene una enfermedad terminal, eso sí constituiría una violación de su deber ético de mantener su información privada.

Situación de ejemplo de confidencialidad

La posición general es que si la información se da en circunstancias en las que se espera que se aplique un deber de confianza, esa información no puede normalmente ser revelada sin el consentimiento del proveedor de la información.

Lee más  ¿Cuál es la nueva app de CaixaBank?

En la práctica, esto significa que toda la información del paciente/cliente, ya sea en papel, en ordenador, grabada visualmente o en audio, o conservada en la memoria del profesional, no debe normalmente ser revelada sin el consentimiento del paciente/cliente.

Por lo tanto, de acuerdo con el derecho común, un profesional de la salud o de la asistencia social que desee revelar la información personal de un paciente/cliente a cualquier persona ajena al equipo que le presta la asistencia debe solicitar primero el consentimiento de dicho paciente/cliente.

Se debe tener especial cuidado durante el transporte de los registros de asistencia sanitaria y social fuera de la sede de la organización, por ejemplo, se deben utilizar sobres de seguridad y transportistas aprobados cuando sea necesario.

El Código de Prácticas de Confidencialidad es el resultado de una importante consulta pública en la que participaron pacientes, clientes, cuidadores y ciudadanos, el Ministerio de Sanidad, otros proveedores de asistencia sanitaria y social, organismos profesionales y reguladores.

Ejemplos de mantenimiento de la confidencialidad en la asistencia sanitaria y social

Sin embargo, a menudo es necesario intercambiar información sobre los clientes con otros trabajadores y otros servicios para que todos los trabajadores que tratan con el cliente tengan información actualizada sobre el joven y sus necesidades. Esta es una parte importante de la prestación de un servicio de calidad.

Cuando se intercambia información en la correspondencia entre los servicios (por ejemplo, cuando se hace una solicitud o se remite a alguien), es importante pedir el “permiso para intercambiar información” firmado por el cliente para no violar la confidencialidad.

Pregunta – A veces, el derecho del joven a la autodeterminación (el derecho a tomar sus propias opciones y decisiones) puede entrar en conflicto con su necesidad de ser tutelado. ¿Puedes plantear posibles soluciones a este dilema?

Lee más  ¿Qué funciones tienen las empresas en nuestra sociedad?

Comienzo de la páginaPreguntas adicionales para el debatePregunta – ¿Qué problemas de confidencialidad se han planteado en tu lugar de trabajo (por ejemplo, has tenido algún problema de extravío de papeles o la recepcionista ha hablado de información privada cuando otros clientes están escuchando)? ¿Cómo se han resuelto estos problemas?

Ejemplo de confidencialidad en el asesoramiento

La ley suele exigir a los abogados que mantengan la confidencialidad de todo lo relacionado con la representación de un cliente. El deber de confidencialidad es mucho más amplio que el privilegio probatorio abogado-cliente, que sólo cubre las comunicaciones entre el abogado y el cliente[1].

Tanto el privilegio como el deber sirven para animar a los clientes a hablar con franqueza sobre sus casos. De este modo, los abogados pueden cumplir con su deber de proporcionar a los clientes una representación celosa. De lo contrario, la parte contraria podría sorprender al abogado en el tribunal con algo que no sabía sobre su cliente, lo que podría debilitar la posición de éste. Además, un cliente desconfiado puede ocultar un hecho relevante que considera incriminatorio, pero que un abogado hábil podría convertir en una ventaja para el cliente (por ejemplo, planteando defensas afirmativas como la autodefensa).

Sin embargo, la mayoría de las jurisdicciones tienen excepciones para situaciones en las que el abogado tiene razones para creer que el cliente puede matar o herir gravemente a alguien, puede causar un daño sustancial a los intereses financieros o a la propiedad de otro, o está utilizando (o intentando utilizar) los servicios del abogado para perpetrar un delito o un fraude.