¿Cuáles son las empresas que conforman Grupo Carso?

Valor neto del Grupo Carso

Su conglomerado corporativo abarca numerosas industrias de la economía mexicana, entre las que se encuentran la educación, la salud, la manufactura industrial, el transporte, los bienes raíces, los medios de comunicación, la energía, la hospitalidad, el entretenimiento, la alta tecnología, el comercio minorista, los deportes y los servicios financieros[1][2][8], y representa el 40% de las cotizaciones en la Bolsa Mexicana de Valores[7], mientras que su patrimonio neto equivale a cerca del 6% del producto interno bruto de México[9].

y recibió lecciones de negocios de su padre, quien le enseñó finanzas, administración y contabilidad, enseñándole a analizar, interpretar y leer estados financieros, así como la importancia de mantener registros financieros precisos[15].

A los 11 años, Slim invirtió en un bono de ahorro del gobierno, que le enseñó el concepto de interés compuesto. A la edad de 12 años, realizó su primera compra de acciones de un banco mexicano[17] y a los 15 años se convirtió en accionista del banco más grande de México[9]. [A los 17 años, ganaba 200 pesos semanales trabajando para la empresa de su padre[18] y continuó estudiando ingeniería civil en la Universidad Nacional Autónoma de México, donde también daba clases de álgebra y programación lineal[19][20][21].

Qué hace el grupo carso

Aunque hoy en día sigue realizando actividades empresariales, su principal objetivo es la educación, la salud y el empleo en México y América Latina con las fundaciones que dirige, por lo que sus tres hijos, Carlos, Marco Antonio y Patrick Slim Domit, han tomado las riendas de los negocios.

Lee más  ¿Cómo se viste la gente en Qatar?

Carlos Slim es conocido como un presidente confiable para todas sus empresas, por ejemplo, el Grupo Carso no tiene personal corporativo, y cada empresa tiene su propia estructura buscando la eficiencia.

Se fundó en 1965 con la adquisición de la embotelladora Jarritos del Sur y el establecimiento de varias otras empresas como Casa de Bolsa Inversora Bursátil, Inmobiliaria Carso, Constructora Carso, Promotora del Hogar, S.S.G. Inmobiliaria, Mina de Agregados Pétreos el Volcán, Bienes Raíces Mexicanos y Pedregales del Sur, así como una empresa de compra-venta-arrendamiento de equipo de construcción. Inmobiliaria Carso se constituyó en enero de 1966. Carso proviene de la primera sílaba de los nombres de Carlos y Soumaya, la esposa del Sr. Slim.

Carlos Slim

En una comunidad dedicada al comercio, Julián Slim era natural, abriendo una tienda de productos secos en 1911, que creció hasta ofrecer más de 100.000 dólares en mercancías sólo 10 años después. Con las ganancias de la tienda, llegaría a comprar bienes raíces de primera calidad en la Ciudad de México por una miseria durante la Revolución Mexicana de 1910-1917. 

Desde muy joven, Carlos se interesó por el negocio de su padre. Y su padre lo complació con lecciones de negocios sobre administración, lectura de estados financieros y mantenimiento de registros financieros precisos.

En 1953, cuando Carlos tenía sólo 13 años, su padre murió. Tras la muerte de su padre, el joven siguió trabajando en la empresa de su difunto padre, que acabaría pasando a sus manos. Cuando Slim se graduó en el instituto, ingresó en la Universidad Nacional Autónoma de México, donde estudió ingeniería civil al tiempo que daba clases de álgebra y programación lineal.

Lee más  ¿Cuáles son los países con mayor volumen de pesca?

Mientras estudiaba ingeniería civil, Slim también se interesó por la economía, tomando una serie de cursos sobre el tema en Chile después de graduarse en 1961. Poco después se dedicó a las finanzas, trabajando largas y agotadoras jornadas como operador de bolsa en Ciudad de México.

Logotipo del Grupo carso

El padre de Carlos, al llegar a México, cambió su título por el de Julián Slim Haddad. Su familia pasó a formar parte de una pequeña pero exitosa comunidad cristiana libanesa que inundó México a finales del siglo XIX y a principios del XX. Posteriormente, el padre de Carlos fundó su propia empresa en México, de la que Carlos se hizo cargo más tarde.

En una cultura dedicada al comercio, Julián Slim había sido un exitoso hombre de negocios. Comenzó una tienda de productos secos en 1911, que sólo diez años después se expandió para vender productos con un valor superior a los 100.000 dólares. Con las ganancias de la tienda, durante la Rebelión Mexicana de 1910-1917, acabaría comprando valiosos bienes raíces en la Ciudad de México por un salario decente.

Sus sofisticadas propiedades inmobiliarias, junto con su continuo éxito como proveedor y distribuidor, convirtieron a Julián en un hombre adinerado con un patrimonio total de alrededor de 1 millón de pesos. Slim se interesó por el negocio de su padre desde muy joven. Y su padre estaba encantado de dar lecciones de negocios sobre contabilidad, interpretación de informes financieros y mantenimiento de información financiera detallada.