¿Que se ve en un electromiograma?

Electrodo de referencia emg

in EMGApril 17, 2020 Tagged With: Dolor de espalda, pruebas de diagnóstico, EMG, Orthopaedic Associates of Central Maryland La electromiografía, a menudo conocida como EMG, es una herramienta de diagnóstico utilizada para detectar problemas neuromusculares que causan dolor, hormigueo, debilidad y espasmos. Si experimenta estos problemas, es probable que su médico solicite una EMG para obtener una imagen más clara de lo que podría estar causando sus síntomas.

Los resultados de un EMG pueden proporcionar información útil sobre la salud de sus neuronas motoras y la función muscular. Un EMG puede detectar problemas de movimiento, compresión nerviosa, lesiones nerviosas y degeneración muscular.

Las neuronas motoras de su cuerpo producen señales eléctricas y los músculos se contraen en respuesta. Un EMG podrá detectar la respuesta neuromuscular de su cuerpo a la estimulación. Durante la prueba, se le pedirá que contraiga los músculos mediante determinados movimientos.

Un EMG puede realizarse insertando diminutos electrodos a través de su piel en el músculo. Estos electrodos proporcionarán información a un osciloscopio, que registra su actividad eléctrica neuromuscular en forma de ondas, gráficos o sonidos en el monitor.

Estudio de la conducción nerviosa

En los seres humanos, los nervios llevan las señales del cerebro a los músculos. Los nervios controlan la acción de los músculos mediante señales eléctricas, llamadas impulsos. Un EMG consiste en una serie de pruebas, que incluyen tanto estudios de conducción nerviosa (NCS) como electromiografía con aguja (EMG con aguja), que miden la señalización nerviosa y la respuesta muscular. En concreto, el NCS mide la capacidad de los nervios para enviar señales a los músculos y la EMG con aguja mide la actividad eléctrica de los músculos. Esta información es una parte clave para determinar si un paciente tiene ELA u otra enfermedad.

Lee más  ¿Cuándo sujetan el cuello los bebés?

El NCS y la EMG con aguja forman el núcleo de una EMG, pero una EMG también puede incluir una variedad de otros exámenes especializados. Cada EMG se individualiza para cada persona en función de los resultados de su examen neurológico.

La EMG desempeña un papel fundamental en la evaluación de los pacientes con debilidad muscular. El objetivo principal de la EMG es identificar la localización y el origen del problema. En la mayoría de los casos, la causa exacta no puede determinarse sólo con la EMG. En cambio, el neurólogo utiliza la información del EMG junto con otras pruebas clínicas para determinar la causa del problema.

Emg neurogénico vs miopático

La electromiografía (EMG) es una forma de prueba de electrodiagnóstico que se utiliza para estudiar la función nerviosa y muscular. Suele realizarla un fisiatra o neurólogo con formación especial para este procedimiento. Una prueba nerviosa de EMG puede proporcionar a su médico información específica sobre el alcance de la lesión nerviosa y/o muscular y también puede determinar la ubicación exacta de la lesión y dar alguna indicación de si el daño es reversible.

La prueba de EMG suele durar entre 30 y 90 minutos, dependiendo de la afección que se examine y de los resultados del estudio. Se enviará a su médico un informe que incluye los resultados y una interpretación.

Las pruebas de EMG son extremadamente seguras, pero hable con su médico si toma anticoagulantes, tiene un marcapasos o un desfibrilador implantado antes de someterse a la prueba. No es necesaria ninguna preparación especial para las personas que tienen una prótesis de cadera, rodilla u otra articulación.

Lee más  ¿Qué comer para que el bebé engorde con leche materna?

Señal Emg

La EMG y la NCS son pruebas que miden la actividad eléctrica de los músculos y los nervios del cuerpo, normalmente de un brazo o una pierna. Estas pruebas pueden ayudar a identificar lesiones nerviosas o enfermedades musculares como el síndrome del túnel carpiano, un nervio espinal pinzado, una neuropatía periférica, una miositis o una ELA. La presencia o ausencia de lesiones puede ser útil para determinar el tratamiento posterior.

Mientras que una resonancia magnética o una radiografía de la columna vertebral pueden dar pistas sobre su estructura, las pruebas de EMG y NCS proporcionan datos sobre el funcionamiento de los músculos y los nervios. Las pruebas añaden información valiosa a lo que el médico ya sabe por su historial, su examen físico y sus exploraciones de imagen.

Por ejemplo, durante la exploración física el médico busca pistas sobre el problema vertebral subyacente (pérdida de músculo o “atrofia”, pérdida de reflejos, debilidad y/o zonas de entumecimiento). Este examen estructural se amplía con pruebas de imagen que observan el esqueleto, los músculos y los nervios en el interior del cuerpo (radiografías, resonancias magnéticas y/o mielografías por TC).

Una buena analogía es la compra de un coche usado. Primero se mira la estructura del coche: ¿Hay daños en la carrocería o fugas de aceite? Por muy buen aspecto que tenga, no se hace una oferta de compra sin conducir el coche para comprobar su funcionamiento: ¿Cómo se dirige o frena? ¿Cómo suena el motor?