¿Qué pasa si no sé sostiene la cabeza de un bebé?

La cabeza del bebé cayó hacia atrás

El traumatismo craneoencefálico por maltrato es una lesión en la cabeza o el cuello provocada por el maltrato físico del niño. Ocurre cuando alguien sacude a un bebé o lo golpea contra algo duro. La mayoría de los casos ocurren cuando uno de los padres o cuidadores está enfadado, cansado o molesto porque el bebé no deja de llorar o el niño no puede hacer algo que espera, como ir al baño.

La mayoría de los casos de traumatismo craneoencefálico abusivo (también llamado síndrome del bebé sacudido) se dan en bebés y niños pequeños de menos de 2 años. En raras ocasiones, puede ocurrir en niños de hasta 5 años. Puede ocurrir a niños o niñas de cualquier familia.

Los padres o cuidadores a menudo no dicen que el niño fue sacudido o golpeado, por lo que los médicos pueden no saber que deben comprobar si hay una lesión en la cabeza. Muchos signos de traumatismo craneoencefálico por maltrato, como la inquietud y los vómitos, son habituales en las enfermedades infantiles rutinarias. Por ello, puede ser difícil para los médicos descubrir que un bebé ha sufrido daños.

Cómo sujetar a un bebé

Cuando un bebé nace, el proceso de parto suele provocar que su cabeza tenga una forma irregular. No obstante, la forma normal suele recuperarse al cabo de unas semanas. Sin embargo, en los primeros meses de vida, algunos bebés desarrollan un punto plano duradero en un lado de la cabeza o en la parte posterior de la misma.

Lee más  ¿Cómo saber si mi bebé necesita casco?

El cráneo se aplana cuando la cabeza del bebé permanece en una misma posición durante mucho tiempo. Los factores que pueden aumentar este riesgo son la tortícolis muscular, el nacimiento precoz (prematuridad) y dormir de espaldas. Los bebés que duermen de espaldas o en un asiento de coche sin cambiar de posición durante largos periodos de tiempo pueden desarrollar cabezas planas, una condición llamada plagiocefalia. Es importante señalar que la Academia Americana de Pediatría recomienda que los bebés duerman boca arriba para reducir el riesgo de SMSL. Los bebés pequeños que no pueden darse la vuelta o moverse por sí mismos no deben ser colocados boca abajo para dormir.

Tu médico revisará la cabeza de tu bebé con regularidad. Si usted o su médico notan algún problema de forma, el médico palpará la cabeza de su hijo, sobre todo a lo largo de las líneas de sutura, y tomará medidas. Un especialista en ortopedia pediátrica también puede realizar un análisis con láser de la forma de la cabeza. El tratamiento de la plagiocefalia dependerá de los síntomas de tu bebé y de la gravedad de la afección. En la mayoría de los casos, el reposicionamiento frecuente del lado plano de la cabeza corregirá rápidamente la plagiocefalia.

Cuello del bebé

Levantar a un recién nacidoTenga cuidado con la cabeza del recién nacido, especialmente alrededor de las fontanelas. Para coger al bebé, desliza una mano por debajo de su cabeza y cuello y la otra por debajo de sus nalgas. Dobla las rodillas para proteger tu espalda.Una vez que hayas conseguido un buen agarre, coge al bebé y acércalo a tu pecho mientras vuelves a enderezar las piernas.

Lee más  ¿Cuándo empiezan a mirar los bebés?

Sostener a un bebé y acunarloAsegúrate de que la cabeza de tu bebé está apoyada en tu pecho. Desliza tu mano hacia arriba desde el trasero del bebé para sostener su cuello.Mueve suavemente la cabeza del bebé hacia el pliegue de tu brazo, todavía sosteniendo el cuello del bebé. Coloca la otra mano bajo el culito del bebé. Puedes sonreír y hablarle.

Sujeción por los hombros y consejos de seguridadSujeción por los hombros: apoya al bebé sobre tu pecho y tu hombro, sosteniendo su cabeza y su cuello con tu mano. Coloca la otra mano debajo de las nalgas del bebé.Mantén a tu bebé seguro: nunca cojas bebidas calientes ni cocines mientras tengas al bebé en brazos. Sujeta siempre al bebé cuando subas o bajes escalones.Ayuda a los niños y a las personas mayores si quieren coger a tu bebé. Pídeles que se sienten y luego pon al bebé en sus brazos con cuidado.

Por qué sujetar la cabeza del bebé

Los padres pueden empezar a preocuparse si la cabeza de su bebé empieza a inclinarse hacia un lado o si prefiere mirar en una dirección, e incluso es posible que su médico lo haya notado en la última revisión de su bebé. La tortícolis infantil se diagnostica fácilmente por la tensión de los músculos de un lado del cuello, que deja la cabeza del bebé inclinada o girada.

Si tu bebé tiene tortícolis, es probable que haya nacido con ella (tortícolis congénita). Si ese es el caso, suele deberse a la forma en que el bebé fue colocado en el útero. En algunos casos, los bebés desarrollan tortícolis después del nacimiento (tortícolis adquirida, que normalmente está causada por algún tipo de traumatismo o infección), pero la mayoría de los casos pueden remontarse al nacimiento. Comprender los síntomas de la tortícolis, congénita o adquirida, te ayudará a entender cómo ayudar a tu bebé.

Lee más  ¿Qué pasa si beso a alguien con papiloma?

Aunque su bebé haya nacido con tortícolis, es posible que no note ningún signo o síntoma hasta que tenga entre 6 y 8 semanas de edad. Alrededor de esta edad, la mayoría de los bebés empiezan a tener más control sobre su cabeza y su cuello. En este momento puede empezar a notar los siguientes síntomas: