¿Cómo calmar a un niño con ataque de nervios?

Qué hacer ante una crisis mental

Todo el mundo experimenta estrés y ansiedad cuando se siente bajo presión, aunque normalmente a niveles manejables. Cuando el estrés y los sentimientos de preocupación o ansiedad están ahí todo el tiempo y se acumulan hasta un nivel que tiene un impacto en la vida diaria de una persona, se puede describir como una crisis nerviosa.

Una crisis nerviosa, también conocida como crisis de salud mental o colapso mental, describe un periodo de intensa angustia mental. Una persona que sufre una crisis nerviosa no puede funcionar temporalmente en su vida cotidiana.

La “crisis nerviosa” no es un término médico ni un diagnóstico de salud mental, ya que no describe una condición específica. Es un término que a veces se utiliza conversacionalmente para describir a alguien que evidentemente no está afrontando el estrés, la preocupación o la ansiedad, o que está siendo abrumado por problemas de salud mental.

Algunos signos se refieren al estado mental de la persona y a cómo se siente, o a los cambios de personalidad. Sin embargo, los síntomas físicos también son comunes. Los signos varían de una persona a otra y pueden depender de la causa subyacente.

Colapso mental

La gente utiliza el término “crisis nerviosa” con frecuencia. Es posible que incluso haya pronunciado la frase durante una semana de mucho estrés por la sobrecarga de trabajo o los problemas familiares. Aunque algunas personas sobredramatizan su estrés llamándolo crisis nerviosa, una crisis de salud mental es una condición muy seria. Los pensamientos y sentimientos asociados a una crisis pueden ser abrumadores, especialmente en los niños. Un centro de crisis infantil puede ayudar a desescalar la crisis y ofrecer orientación para el tratamiento posterior.

Lee más  ¿Qué desayuno darle a un bebé de 7 meses?

Una crisis de salud mental es una “situación conductual, emocional o psiquiátrica que, de no ser por la prestación de servicios de respuesta a la crisis, probablemente daría lugar a niveles significativamente reducidos de funcionamiento en las actividades primarias de la vida diaria…” – Alianza Nacional de Salud Mental

Mientras que una persona puede sentir algunos de estos síntomas a lo largo de semanas o meses, una crisis se refiere a la culminación de estos sentimientos. Puede ser que la ansiedad o la depresión se hayan prolongado tanto que hayan llegado a su punto de ruptura. O bien, los síntomas podrían parecer aparecer de la nada.

El niño tiene una crisis emocional

El término “crisis nerviosa” se utiliza a veces para describir una situación de estrés en la que se es temporalmente incapaz de funcionar con normalidad en la vida cotidiana. Se entiende que ocurre cuando las exigencias de la vida se vuelven física y emocionalmente abrumadoras. El término se utilizaba con frecuencia en el pasado para abarcar una serie de trastornos mentales, pero hoy en día los profesionales de la salud mental ya no lo utilizan.

La crisis nerviosa no es un término médico ni indica una enfermedad mental específica. Pero eso no significa que sea una respuesta normal o saludable al estrés. Lo que algunas personas llaman crisis nerviosa puede indicar un problema de salud mental subyacente que necesita atención, como la depresión o la ansiedad.

Los signos de una llamada crisis nerviosa varían de una persona a otra y dependen de la causa subyacente. Lo que constituye exactamente una crisis nerviosa también varía de una cultura a otra. En general, se entiende que una persona ya no es capaz de funcionar normalmente. Por ejemplo, puede:

Lee más  ¿Por qué es malo que los bebés vean la tele?

Clase 4 crisis mental

Cuando la ansiedad es máxima y las personas luchan contra problemas de salud mental como los trastornos de ansiedad, la depresión u otros trastornos del estado de ánimo, corren el riesgo de sufrir una crisis nerviosa. Cuando se produce una crisis nerviosa, la vida de una persona queda esencialmente en suspenso: puede experimentar síntomas debilitantes que le impiden hacer las cosas que ama y las que necesita realizar. Entender qué es una crisis nerviosa, cómo ayudar a un ser querido que sufre una crisis nerviosa y los tratamientos disponibles en caso de necesidad puede ayudar a los afectados. Así pues, ¿cuáles son los signos de una crisis nerviosa y qué se puede hacer para ayudar a alguien que está viviendo este tipo de evento?

Normalmente, las crisis nerviosas se producen como resultado de emociones reprimidas como el estrés, la ansiedad y la preocupación. Y pueden producirse al pasar por acontecimientos vitales importantes, cambios y desafíos que provocan estas emociones intensas. Algunos ejemplos de estos acontecimientos vitales pueden ser:

La duración de una crisis nerviosa depende del individuo y de lo que haya experimentado. Una crisis nerviosa puede tardar desde unas horas hasta semanas en remitir y los síntomas en desaparecer.